Me meto un tiro,
¡Pum!
El eco suena,
¡Pum!
O quizás es el corazón,
¡Pum!
Que todavía sueña.

Cómo hacer una buena manifestación for dummies

Cómo hacer una buena manifestación for dummies

¿Está cansado de las consignas de siempre? ¿Siente que con las manifestaciones a las que asiste no va a conseguir cambiar nada? ¿Cree que los de arriba se ríen de nosotros y apenas sienten miedo por lo que podamos hacer? No se preocupe. Con el nuevo manual Cómo hacer una buena manifestación for dummies podrá organizar una gran manifestación aunque esta se componga de predicadores evangélicos pentecostales.

Paso número 1: cambia de recorrido.

Está bien que elija el centro de una ciudad para hacer el recorrido de una manifestación, pero si la ruta es la misma en todas las ocasiones, apenas molestará ni se hará escuchar. De vez en cuando es bueno cambiar la ruta, o incluso salirse del itinerario establecido para dar un golpe de sorpresa a las autoridades. Cuando se ocupa carreteras no cerradas a la circulación es cuando molestas, y por lo tanto, haces ruido, y comienzan a tenerte en cuenta. Cuando ven que te sales de lo establecido, se asustan. Dar una vuelta alrededor de una plaza te convierte en algo no muy distinto a una oveja trajeada que hace caso a su dueño -en nuestro caso policías-.

Paso número 2: ampliemos la duración de las manifestaciones / concentraciones

Una hora, dos, incluso a veces tres… Esto es lo que dura una manifestación o concentración usual. Pero, ¿no le sabe a poco a usted? ¿De verdad se consigue algo dando vueltas a un sitio durante dos horas? Por qué no se anima usted a prolongar un poco más su estancia en ese lugar. Sí, todos tenemos unas responsabilidades, pero nuestros derechos no se reclaman solos. No se puede luchar sin sacrificar, sería una contienda a medias. A veces quizás hay que dejar algo atrás y arriesgar para que nos escuchen. Hagan una sentada un día entero -o semanas, depende de lo animado que se sienta usted-, y no les dejen descansar. Que noten su presencia a cada segundo, que sepas que con cada movimiento que hagan, usted es su sombra. En ese momento le tendrán en cuenta.

Paso número 3: las consignas están bien, pero cansan

Siempre tiene su aquel aquello de gritar a los cuatro vientos: «la educación, no es un negocio», «el hijo del obrero a la universidad», «obreros y estudiantes, uníos y adelante» o incluso «refugiados sí, españoles no», pero a veces, simplemente cansa. Ellos saben lo que reclamamos, no hace falta gritarlo constantemente hasta hacerlo soporífero. Sí que es conveniente hacer ruido en determinados momentos o lugares, e incluso soltar consignas potentes e ingeniosas, pero si lo repetimos tanto como para convertirlo en carente de significado, tal vez es mejor guardar estos lemas.

Paso número 4: no sea tan postureta

Desde luego que ayudas, haces bulto, pero por lo demás, tu presencia aquí es innecesaria. Me parece bien que quieras dejar testimonio mediante mil fotos de que has estado presente en este acto, pero me ayudarías más si luchases de verdad. Tu altavoz con música alta también me sobra, gracias. Aquí también incluyo a todas aquellas personas que traen símbolos de diversa consideración a manifestaciones / huelgas / concentraciones que nada tienen que ver con dicho símbolo. Me parece fenomenal que expreses de forma libre tu sexualidad, pero en una manifestación contra los recortes o contra la LOMCE, tu orientación sexual importa más bien poco.

Paso número 5: la violencia es su amiga

Entiéndame, no quiero acabar en la cárcel -ni que usted lo haga tampoco-. La violencia es mala, todos estamos de acuerdo en ello, pero como acto de defensa tal vez esté incluso hasta legitimada -y sé que es triste decir esto-. ¿Qué podemos considerar violencia hacia nosotros, la sociedad? Que violen nuestros derechos como humanos constantemente. Que pisen repetidamente las leyes que ellos mismos han escrito. Que miles de personas vivan en la más pura miseria y otros estén en el borde del precipicio. Que jueguen con nuestro futuro. La violencia no solo es física. Desde luego que su respuesta debe ser lo más sosegada y meditada posible, solo ejerciendo la violencia puntualmente en momentos estratégicos para reclamar lo que le pertenece. Me parece muy bien que usted y su grupo de amigos estén llenos de furia, pero la papelera no ha hecho nada, es estúpido que le ataquen de forma despiadada.

Paso número 6: a los vendidos no les haga aprecio

No se lo merecen, ya sean organizaciones, partidos políticos o sindicatos. Ellos dicen que están a su favor, pero gran parte de lo que ocurre es sin duda debido a su incompetencia y falta de voluntad. Si en una concentración, por ejemplo, quieren tomar todo el protagonismo, es mejor mirar a otro lado. Es puro egocentrismo. Las cosas se cambian con acciones, no con un simple discurso para que el personal piense todo lo que se preocupan por nosotros.

Paso número 7: no entre al trapo

Personas contrarias a su ideología o simplemente desconocidos le insultarán y le recriminarán vaya usted a saber qué cosas. No les haga aprecio. Su descontrol tan solo hará que se dé una imagen equivocada de la reivindicación, imagen que los medios de comunicación se preocuparán por repetir cien veces en el telediario que corresponda. Da igual que la actitud de la gente haya sido serena, con que un individuo haga algo erróneo, todo ese montón de personas a la vista de los medios será una turba violenta sin respeto a nada o nadie. Si una señora le arremete con su bastón, usted de forma sosegada apártese de ella.

Último paso: sienta la rabia

Es su mayor aliada. Con rabia se cambian las cosas. Una actitud sosegada en pocas ocasiones ha logrado modificar las circunstancias. Deje que su rabia piense por usted, que se mueva por usted. Que vean cómo de enfadado está. Ellos ya saben que estamos cansado, ahora tienen que sentirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.