Me meto un tiro,
¡Pum!
El eco suena,
¡Pum!
O quizás es el corazón,
¡Pum!
Que todavía sueña.

Rocío

Rocío

Una de las tradiciones más típicas de la noche de San Juan es que en la madrugada, una vez celebrado el solsticio y con las hogueras apagadas, antes de que amanezca hay que andar descalzo por la hierba y lavarse la cara con el rocío que podamos encontrar a nuestro alrededor. Con esto se supone que conservaremos la belleza y la salud todo el año lo mejor posible. Un auténtico milagro vaya. Mirad lo que es el tiempo, que a día de hoy el milagro tan solo sería encontrar una mísera gota de agua en la madrugada. Disfrutad de las hogueras hermosos y hermosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.