Me meto un tiro,
¡Pum!
El eco suena,
¡Pum!
O quizás es el corazón,
¡Pum!
Que todavía sueña.

El orgullo de elegir bien

El orgullo de elegir bien

Me siento orgulloso de muy pocas cosas. Ni de lo que soy ni de lo que seré. A veces de las cosas más insignificantes. Pero sobre todo de los que me rodean. De los que he elegido que estén ahí. Quizás ellos lo hayan elegido, realmente no sé cómo funciona eso. Sus triunfos son los míos. Ellos son mi triunfo y mi orgullo. No me sirve de mucho llegar lejos si no lo hago acompañado. Los que quiero que me vean allí arriba no son los millones de desconocidos, son aquellos a los que no quiero decepcionar. En ocasiones uno simplemente no puede creer en sí mismo, y ahí están ellos para remediarlo. Y saber que tengo ese colchón de seguridad detrás, me llena de orgullo, porque si estoy rodeado de gente tan excepcional significa que algo he hecho bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.