Me meto un tiro,
¡Pum!
El eco suena,
¡Pum!
O quizás es el corazón,
¡Pum!
Que todavía sueña.

El incendio del «Station»

El incendio del «Station»

Antes de nada, por favor, escuchad esta canción:

Hoy estoy malito así que no os voy a dar demasiado la chapa. Normalmente me gusta ver vídeos relacionados con tragedias que fueron grabadas en vivo -sí, tengo esa afición, y sé que otros cuantos también-. Pues en una de estas, hace poco me topé con un vídeo que no había visto todavía. Se trata del vídeo del incendio acontecido en la sala de conciertos «The Station», ocurrido el 20 de febrero de 2003. Los problemas fueron varios: no se respetó el aforo de la sala, no había ninguna instalación anti-incendios, el material para aislar del sonido era inflamable… Una serie de fallos y condiciones que conllevaron una gran tragedia. La banda, fundada en el año 1977, con algún que otro éxito a finales de los años 80s y principios de los 90s, tocaba esa fatídica noche. A lo largo de la gira, el tour manager de la banda, Daniel Biechele, preparaba unos tímidos artículos pirotécnicos para iniciar el concierto. En este caso, observando las características del local, era algo prohíbido por la ley, pero hizo caso omiso. La banda, claro está, desconocía de esta prohibición, así como todos los asistentes en la sala. Cuando el concierto iba a iniciarse la banda comenzó a tocar los primeros acordes de la canción «Desert Moon» -la cual os he puesto al inicio de la entrada-, a la vez que los pequeños fuegos artificiales se encendían. Sin ponerme demasiado técnico, parte de la pared estaba cubierta con uretano, una sustancia altamente inflamable. Eso se incremento con la madera, material del que estaba construido gran parte de la sala de conciertos. Las bengalas estaban situadas en una posición idónea para que sus chispas chocaran contra la pared, y esto sucedió (puede ser un vídeo algo fuerte para algunas personas):

100 personas murieron aquella noche. 230 resultaron heridas -algunas de ellas gravemente-. 130 personas consiguieron escapar sin sufrir daño alguno. Llama la atención lo rápido que el fuego se propaga. Esto es debido al material inflamable del local y todos los fallos que he comentado anteriormente. ¿Sabéis lo más curioso de todo? Ese cámara que lo graba todo estaba allí para realizar un vídeo acerca de seguridad en discotecas. Escribo toda esta información -que fácilmente podéis leer de forma más extensa en Wikipedia-, para enseñaros una cosa y hacer una pequeña reflexión.

Para la canción «Desert Moon» existe un videoclip. Videoclip oficial lanzado por la banda muchos años antes que fue puesto en bastantes ocasiones en canales musicales tan importantes como MTV. El vídeo en cuestión es el siguiente, prestad mucha atención:

¿Os llama algo la atención? Prácticamente no hay ninguna escena del videoclip que no contenga fuego en su interior. No digo que sea una premonición, no soy tan tonto, pero es una triste coincidencia. Esto me hizo pensar que a lo mejor ciertas personas creyeron que, las etapas iniciales del incendio, se trataban de algún tipo de show relacionado con la canción, pues en el videoclip no deja de salir fuego en todas partes.

Tragedias curiosas que da la vida…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.