Me meto un tiro,
¡Pum!
El eco suena,
¡Pum!
O quizás es el corazón,
¡Pum!
Que todavía sueña.

Desmontando mitos: Columbine

Desmontando mitos: Columbine

Desmontando mitos: Obedece a la morsa

(Esta es la anterior entrada de esta serie de desmontando mitos)

Va a ser una entrada larga. Simplemente no es fácil hablar sobre posiblemente el tiroteo escolar más famoso de la historia, y el que, desde luego, cambió para siempre cómo el mundo veía estos sucesos. Columbine es un mito en sí. La cantidad de libros que se han escrito sobre este infame suceso, ya sea por supervivientes como por expertos, es inmensa, editándose todavía a día de hoy libros que intentan esclarecer lo que ocurrió aquel fatídico 20 de abril de 1999 en la por entonces muy tranquila y desconocida ciudad de Columbine.

No voy a describir el suceso, de sobra es sabido lo que ocurrió y se ha repetido hasta el cansancio. Si queréis información veraz y contrastada del tiroteo os recomiendo el sitio web http://www.acolumbinesite.com/ o mismamente la página de Wikipedia. Si ya os queréis meter en temas bibliográficos, de los muchísimos libros escritos suele destacar, y lo tengo en la lista de libros a comprar, Columbine de Dave Cullen.

Yendo al tema de los mitos, uno de los más trascendentales es que históricamente siempre se ha dicho que el principal motivo por el cual Eric Harris y Dylan Klebold hicieron lo que hicieron era el del profundo bullying al que se veían sometidos en su día a día. Un ejemplo de ello, tal como dijo  Nathan Vanderau, amigo de Harris, es que una vez vio cómo les lanzaban un «vaso lleno de mierda». Les desplazaban, les tiraban comida en el comedor, una de las clásicas escenas que tristemente todavía pueden verse a día de hoy. Incluso Eric Harris, en una de las últimas entradas de su diario admite haber sido desplazado por sus compañeros:

(Extracto del diario el cual dice lo siguiente: «Os odio por dejarme de lado en tantas cosas divertidas. Y no… Digáis «Bueno, es tu culpa» porque no lo es, vosotros teníais mi número de teléfono, y pregunté y todo, pero no. No no no dejéis que el pintas de Eric venga, ni de coña.»)

(Eric Harris)

Cualquiera diría que en verdad sí tienen razón, y seguramente tengan parte de razón. Es indudable que el bullying existió hacia la pareja de asesinos, pero la verdad es mucho más compleja que todo eso. Los informes psicológicos posteriores a la tragedia revelaron datos muy significantes: Eric Harris era un psicópata con comportamientos obsesivos compulsivos y Dylan Klebold estaba sumido en una profunda depresión. Eran dos personas muy inestables mucho antes de que se produjera el tiroteo. Centrándonos en la figura de Eric Harris, persona que ideó el tiroteo y creen fue quien convenció a su gran amigo Dylan para hacerlo juntos, vemos que su comportamiento era errático, agresivo y en muchas ocasiones el de un loco. Solo hace falta leer su diario personal y echarle un vistazo rápido para llegar a una conclusión; lo único que se ven es muestras de su profundo odio hacia todo lo existente:

  • I hate the fucking world, to many god damn fuckers it in. (Odio el puto mundo, hay demasiados jodidos cabrones en él).
  •  if I could nuke the world I would, because so far I hate you all. there are probly around 10 people I wouldnt want to die, but hey, who ever said life is fair should be shot like the others too. (Si pudiera hacer estallar el mundo lo haría, porque hasta ahora os odio a todos. Hay posiblemente alrededor de 10 personas a las que no quisiera ver muertas, pero eh, quien dijera que la vida es justa debería ser disparado como los otros.)
  • HATE! I’m full of hate and I Love it. I HATE PEOPLE . (¡ODIO! Estoy lleno de odio y lo adoro. ODIO A LA GENTE.)

Si uno se pone a profundizar más y más encuentra auténticas barbaridades:

  • people always say we shouldnt be racist. why not? Blacks ARE different, like it or not they are. they started on the bottom so why not keep em there. (La gente siempre dice que no debemos ser racistas. ¿Por qué no? los negros SON diferentes, les guste o no lo son. Empezaron desde el suelo así que por qué no dejarlos ahí)
  • Gays….well all gays, ALL gays, should be killed. mit keine fragen. lesbians are fun to watch if they are hot but still, its not human. its a fucking disease. (Gays, bueno todos los gays, TODOS los gays deberían ser asesinados. Sin dudarlo. A las lesbianas es divertido verlas si están buenas, pero aún así no es humano. Es una puta enfermedad)

Pero creo que con esos pequeños extractos queda más que claro. Ese tipo de comentarios respecto al mundo exterior no son los propios de un chaval que sufre Bullying. Puede haber odio y pena, pero no llegar a tal extremo; hay algo más.  También se ve a través de su diario el fijamiento enfermo hacia atentados y sucesos trágicos de la historia americana, viéndose de forma usual en sus diarios tanto personales como online menciones a sucesos tan serios como el Oklahoma City bombing, el asedio de Waco o la guerra de Vietnam.

Muchos compañeros de clase también anotaron que Eric era un profundo admirador de todo lo nazi. En muchas ocasiones se le veía haciendo el saludo romano (llamémosle fascista) en los pasillos del instituto. Admiraba todo lo relacionado con el genocidio, así como hacia los atentados. En su página web constantemente mencionaba a Hitler, y era común ver cómo parafraseaba algunas de sus oraciones:

“We have to put a stop to the idea that it is part of everyone’s civil rights to say what he pleases.”

«Tenemos que poner freno a la idea de que decir lo que a uno le apetezca es parte de los derechos civiles de todos»

Resultado de imagen de Dylan Klebold

(Dylan Klebold)

De Dylan no hablo tanto porque, pese a mostrarse como una persona muy agresiva en los «basement tapes» y ser básicamente también un asesino de mierda, en lo que respecta a su intimidad, es decir, su diario, se muestra más en su faceta depresiva y profunda. Si se alcanzan momentos de odio hacia los demás, pero no entrando en odio de raza ni de sexualidad. Quiere violencia pero la quiere para desahogarse, le da igual contra quien. Frecuentemente introduce poemas o comentarios muy sentidos sobre su vida. El odio recae sobre él, no hacia otros. Incluso hay poesías de amor destinadas a una compañera de Columbine de la que se cree que estaba enamorado. Hay amor, por lo menos Dylan siente. Desde luego que tuvo problemas, se le veía insultando a los profesores e incluso se peleó de forma agresiva con un jefe en una pizzería en la que trabajaba, pero el odio no alcanza al tipo de odio genocida que sí guarda dentro de sí Harris. Su diario está más lleno de intenciones de suicidio y corazones que de odio a los demás.

Resultado de imagen de Dylan Klebold diaries

(Extracto del diario de Dylan Klebold)

El bullying JAMÁS será justificable, aun con ello es casi seguro que estos dos lo recibieran porque eran dos auténticos gilipollas, al menos uno más que otro. No son dos chicos acosados que de forma vengativa provocaron un tiroteo -y esta es la figura mítica que se ha creado alrededor de ellos y por la cual muchos adolescentes todavía les adoran a día de hoy-. Eran dos, principalmente enfermos mentales, que además se enorgullecían de ello que en alguna ocasión sufrieron acoso por ALGUNOS de sus compañeros.

Otro mito, en el que apenas me detendré, es el de la influencia que tuvieron la música y los videojuegos en el tiroteo. De entre toda la inmensidad de música que ambos escuchaban -en sus diarios puede apreciarse que eran personas muy musicales- los máximos perjudicados después de saberse los gustos musicales de ambos jóvenes fueron principalmente la banda alemana KMFDM y Marilyn Manson. Los primeros debido a que la letra de la canción «Song of a gun» -entre otras- se encontraba en la página web de Harris. Además al parecer uno de sus discos salió el 20 de abril, fecha que coincidía con el año de nacimiento de Adolf Hitler. Eso, juntando con que eran alemanes de origen y que tocaban Metal hizo que la prensa los tachase de absolutamente todo. En el caso de Marilyn Manson fue exactamente igual. En aquella época Manson era la persona culpable de todas las desgracias acontecidas en los Estados Unidos para la prensa americana, por lo que no fue raro que siendo Eric y Dylan fans del excéntrico músico se le acabase culpando. No voy a dar razones por las cuales la música no tiene nada que ver con un tiroteo. Las decisiones individuales de dos personas no pueden tener secuelas o consecuencias para bandas musicales que se limitan a cantar desde la plena libertad de expresión. Pero a los medios y a la opinión pública les gusta crear enemigos públicos, y así hicieron especialmente con Manson. Frente a todos estos ataques Manson se reservó posiblemente la mejor respuesta que se pueda dar a estas declaraciones, la cual lanzó en la película – documental de Michael Moore Bowling for Columbine. Si queréis ver la respuesta os dejo el extracto aquí abajo:

Relacionado con las tribus urbanas, se dijo hasta la saciedad que los dos perpetradores de la matanza eran miembros activos del club conocido como Trenchcoat MafiaEste era una especie de grupo de renegados, los «outkast» del lugar, que se querían distanciar de los populares. Como sello identificador eligieron largas gabardinas de cuero negro -a lo Matrix, película que por cierto a la cual posteriormente también se quiso relacionar con los tiradores-. De forma constante hasta el día de hoy se ha afirmado que Eric y Dylan, debido a que a la hora de realizar el tiroteo y en vídeos caseros aparecían con esas vestimentas, pertenecían al grupo. Pero no. Nunca estuvieron dentro de esa organización. Si bien es cierto que compartían amistad con algunos de los integrantes, ellos nunca formaron parte de la Trenchcoat Mafia de manera oficial. Y esto puede verse en la foto oficial del grupo que sale en el anuario de 1999, donde ni su nombre o imagen aparece:

Trenchcoat Mafia

Qué decir de los videojuegos. Desde la existencia de los mismos se les ha culpado de influenciar de manera fatal a los jóvenes. Así pasó cuando Doom salió en el 1993 y se tachó a sus creadores, John Carmack y John Romero entre otros, de ser satánicos y directamente locos. Poca suerte tuvieron varios años después cuando durante la investigación policial posterior al tiroteo se descubrió que Eric y Dylan, sobre todo el primero, eran jugadores muy activos del videojuego, sobre todo a su segunda entrega. Era tan acérrimo del juego que incluso subió a su página web varios WADs -tipo de archivo con el que se guardaban los mapas- creados por él. De aquí se formó la leyenda urbana de que Eric, poco antes del tiroteo, creó un mapa que se trataba en verdad de su instituto en Columbine, a manera de simulación para preparar la matanza. Ninguna prueba fehaciente ha visto la luz en ese sentido y no se puede afirmar que un mapa de Doom II así exista. Si veis alguno rulando por Internet son creaciones actuales del mismo. No se conservan todos los WADs que Harris creó en vida, pero aquí podéis ver algunos de ellos. Es curioso también que Harris creó bastantes mapas y archivos varios para Quake, pero al ser este un juego que no creó tanto revuelo como Doom apenas se conoce este dato.

Estos son los mitos que quería explicar de manera más concienzuda. Ahora quiero tan solo mencionar otros datos olvidados o tergiversados sobre el triste suceso:

  • En principio iba a ser más un atentado mediante bombas que un tiroteo. Al fallar una gran cantidad de bombas que ellos mismos situaron dentro del instituto es cuando decidieron entrar con las armas y asesinar ellos a los alumnos y profesores. Si las bombas de la cafetería hubieran explotado tal como ellos pensaban, 488 personas podrían haber muerto o quedar gravemente heridas.
  • Tenían amigos. No eran los chicos más populares del instituto pero podían quedar con varias personas al cabo de la semana. Esa figura de chicos solitarios es una imagen creada a posteriori en parte gracias a la desinformación de los medios.
  • En el tiroteo en sí, debido a que realmente lo único que querían era crear el máximo número de muertes, no apuntaban hacia nadie particular. Sí que es cierto que a dos personas -una en la puerta principal y a otra en la biblioteca- les perdonaron la vida, pero disparaban indiscriminadamente contra todo lo que se movía. Es decir, no iban a por los musculitos y deportistas.
  • Sí, todavía a día de hoy hay grupos de fans, denominados usualmente como «columbiners» que adoran a estos dos asesinos. Suelen ser adolescentes la mayoría de ellos.
  • Quizás el 20 de abril fuese elegido como día para la masacre ya que coincidía con la fecha de nacimiento de Hitler, pero todo lo que se diga sobre eso son especulaciones; nunca se podrá saber a ciencia cierta.

Eso es todo. Espero que la entrada os pueda dejar las cosas más clara sobre la todavía confusa masacre de Columbine.

Webgrafía

http://edition.cnn.com/2009/CRIME/04/20/columbine.myths/

http://www.businessinsider.com/columbine-shooters-motives-2018-2

https://www.theguardian.com/world/2009/apr/17/columbine-massacre-gun-crime-us

https://schoolshooters.info/sites/default/files/harris_influences_ideology_1.2.pdf

http://www.acolumbinesite.com/

https://en.wikipedia.org/wiki/Eric_Harris_and_Dylan_Klebold

https://www.therichest.com/shocking/15-facts-most-people-dont-know-about-the-columbine-massacre/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.