Me meto un tiro,
¡Pum!
El eco suena,
¡Pum!
O quizás es el corazón,
¡Pum!
Que todavía sueña.

Romance de cuarentena

Romance de cuarentena

En una tarde de abril
donde mi triste recuerdo
vagaba entre mis dolores
y pedía nuestro encuentro,
enterrado en el hogar
miraba con celo al cielo;
naturaleza en la calle
y humano en el encierro.
Los impulsos de la vida
apenas en eco encuentro,
del pasado vienen pájaros
con futuro en pico muerto.
Una vez uno me habló,
atrevido y tuerto cuervo:
«Esto es tan solo el principio,
primer paso hacia el infierno»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.