Me meto un tiro,
¡Pum!
El eco suena,
¡Pum!
O quizás es el corazón,
¡Pum!
Que todavía sueña.

No valgo nada

No valgo nada

Creo que llevo arrastrando

una depresión de caballos

demasiado tiempo

como para seguir estando aquí.

A lo mejor soy demasiado tonto

como para sentir

o lo suficientemente listo

como para olvidar que sí lo hago.

A lo mejor la estoy arrastrando

yo a ella para tener siempre

una compañera.

Pobre depresión teniendo que aguantar

mi loca cabeza.

O simplemente es una excusa para esconder

que en verdad no valgo nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.