Reflexiones después de un velatorio

¿Quién comparte mi almohada?

Ella